lunes, 23 de febrero de 2015

EL HOSPITAL PSIQUIÁTRICO







        Fue concebido como una leprosería aunque nunca se utilizó como tal. Antes de ser un psiquiátrico estuvo en proyecto  abrirlo como sanatorio antituberculoso, finalmente se abrió en 1959 como hospital psiquiátrico.  Las auxiliares y enfermos convivían y trabajaban juntos en los terrenos del hospital y durante un tiempo fue también residencia de una comunidad de monjas.

           Hasta mediados de los 70, los tratamientos  en el hospital eran los normales de la época, más orientados a “calmar” al paciente que a curarlo… la utilización de electroshocks, cuartos de aislamiento, única admisión de hombres… afortunadamente, nuevas generaciones de psiquiatras,  junto con los avances en medicina, hicieron de este lugar un referente en asistencia psiquiátrica. En sus años de apogeo llegó a albergar hasta 350 enfermos, aunque la media estaba entre 150 y 200, hasta su cierre definitivo cuando contaba con menos de 100 residentes.

             La siguiente fotografía corresponde a una vista aérea de 1956, cuando el hospital todavía estaba en construcción, y donde se pueden diferenciar los edificios que formaron el primer complejo que constaba de clínica, lavandería, habitaciones para los residentes, comedor y cocina, y más alejado de los edificios principales se encontraba el dedicado a la administración en los primeros años de funcionamiento del centro, abandonado desde hace décadas y que también contaba con viviendas.




EDIFICIO ORIGINAL DE ADMINISTRACIÓN Y GESTIÓN DEL CENTRO



























































El moho brillaba trepando las paredes...

















































PRIMITIVO HOSPITAL CON LA PRIMERA COCINA Y COMEDOR

     El abandono fue paulatino. Cerrándose una de las alas a finales de los 60. Abandonada y tapiada con material antiguo almacenado dentro, donde hace mas de 50 años estaba la cocina y el comedor  del centro y varias habitaciones. El  tiempo y la humedad hicieron el resto. La planta superior continua tapiada ocultando sus secretos, la planta inferior se abrió para buscar a una persona desaparecida en la zona y así es como nos la encontramos.

















Comedor






















Vista desde un oscuro pasillo a través del agujero de una puerta...








Típico color de pared de hospital


Todas esas maletas nos dicen que aquellos pacientes vinieron para no irse jamás...










     Éste estaba conectado a la primera clínica (que, hasta el momento del cierre, era el edificio de administración después de abandonar el que se mostró a principio de este reportaje) mediante este otro dedicado a albergar más enfermos y cuya planta baja se destinaba a acumular material.


 EDIFICIO DE ADMINISTRACIÓN (ANTIGUA CLÍNICA) 
Y EDIFICIOS DE CONEXIÓN CON EL ALA TAPIADA Y LA ÚLTIMA UTILIZADA HASTA 2012

Con habitaciones, biblioteca, despachos y extrañas "oficinas" en los sótanos más oscuros...















Trofeo desaparecido en la segunda visita...







Un mes después la puerta de la caja fuerte no está...














Habitaciones


















 Sala para los más "problemáticos"   ¿?


Misma habitación un mes después...








                                    

     Este pasillo era la única conexión con la planta superior del edificio tapiado y nos encontramos con unos escalones que nos llevan a... una pared hecha posteriormente para cerrar ese acceso... ¿sabremos algún día qué se esconde en esta planta del más antiguo hospital?


Vista desde esa ventana a la zona inaccesible...


En los sótanos...




¿Quién será Ramón?  ¿Un residente? ¿o alguien que trabajaba en este "zulo" sin ventanas?













     Desde este balcón vemos la siguiente construcción que visitaremos, los talleres, donde los enfermos se entretenían haciendo artesanía...


Llegamos atravesando el pasillo de la foto anterior...




TALLERES






























Esta máquina de escribir tampoco estaba en nuestra segunda visita... 



       En la planta inferior, bajo los talleres, se encuentra el que parece el cuarto/vivienda del conserje o vigilante de noche, casi completamente equipada y con otros cuartos con herramientas de trabajo, probablemente, era también el encargado de mantenimiento...














Otro punto de vista de esta puerta rota...









Al otro lado la cocina y almacenes































ÚLTIMA ALA UTILIZADA HASTA SU CIERRE EN 2012









 Un mes después...


      En esta planta se encontraba la habitación de aislamiento para los pacientes más agresivos. Por fortuna hacía muchos años que no se utilizaba con ese fin aunque todavía se pueden observar golpes y arañazos en la puerta...






Seguimos hacia la capilla...




Salón de actos/cafetería/club social...




Pequeña cancha con felicitación de NavidaZ




Cada vez quedan menos cristales...








Oficina intacta, cristalera completa y suelo limpio...


Un mes después... no queda nada de las dos cristaleras... 


Interior de la oficina




Mismo lugar en distintas visitas, Día lluvioso Vs Tarde soleada







FARMACIA











ZONA DE RESIDENTES


Fuerte protección frente a "caídas accidentales" de enfermos psiquiátricos



Un laberinto de pasillos, habitaciones y aseos...




















Vinieron para quedarse...

















Salas de espera y zonas de personal...








 Libro también desaparecido





            









La máquina apareció tirada en otro sitio...






Otro destrozo sin sentido...




Algunos cuartos acumulaban material como adornos navideños y manualidades hechas por los enfermos...






 Un mes después también el deshumidificador ha desaparecido...



       Con acceso directo desde el exterior para que los familiares no tuviesen que entrar en el hospital para velar a un fallecido...


     Ahora visitamos los últimos edificios construidos para este complejo en los años 70 y que no llegaron a utilizarse. Pretendían ser un gran club social, una iglesia y un salón enorme de actos. También contaba con un espacio destinado a la exposición de los trabajos de los residentes. Finalmente su uso se limitó al almacenaje de maquinaria y mobiliario hospitalario, material muy valioso para otros centros en plena crisis y que, sin embargo, están pudriéndose y siendo objeto de saqueos constantes...





Barra de la cafetería






Se llevaron también la enorme caldera que había al lado de esta cama...


Cuarto de exposición...
















Mismo aparato tirado y destrozado en la finca exterior...
















Y otra vez...


Cafetería y gran salón nunca estrenado... 















     En la planta baja se ve que ha estado viviendo alguien y también nos encontramos el cadáver de un zorro grande, pero esta vez no subiré la foto porque era más desagradable que las típicas "momias" que siempre me encuentro. En la planta superior había viviendas que tampoco han sido utilizadas... 




     Por último, el edificio de la lavandería que se dejó de utilizar hace décadas y que servía de "sede" del equipo de fútbol del centro...


LAVANDERÍA





¿Restos del tambor de la lavadora gigante?












Arriba estaba la zona para el secado de la ropa del hospital, una azotea completamente abierta.












     No se podía acceder a la planta baja, desde fuera se pueden ver botas de fútbol y productos de limpieza en una especie de duchas de vestuarios...



 Con el atardecer se encendió el alumbrado público que daba el aspecto de ciudad fantasmagórica a todo el hospital.








ALGUNAS FOTOS DE EXTERIORES...

Edificios de los 70... la altura de la maleza asusta...







Campo de fútbol


Invernaderos


El estanque en mejores tiempos...



Jardines comidos por la maleza






Reloj de sol




"Abra cadabra..."  desaparece!!


Edificio de talleres visto desde la lavandería














Acceso trasero con caseta de vigilancia con vivienda







        Jamás olvidaré esta exploración que comenzó con el diálogo con tres agentes de la Guardia Civil que vigilaban la zona y que nos dejaron pasar, no sin antes preguntarnos si habíamos visto una furgoneta blanca, propiedad de unos ladrones que se estaban llevando material del hospital. Nosotras no habíamos visto tal cosa y entramos tranquilamente para pasar dentro las horas más increíbles que recuerde en un abandono. 

     Llevábamos allí un par de horas cuando, estando dentro de los talleres, vemos una furgoneta blanca aparcada fuera, y seguimos a lo nuestro tan tranquilas hasta que los tres hombres que iban dentro nos vieron desde fuera y vinieron directos hacia nosotras. Esos segundos de "nos vieron y vienen hacia aquí" fueron los más angustiosos que recuerdo en mucho tiempo. 

     ¿¿Cómo se iban a tomar el que yo llevase una cámara y estuviese registrando sus fechorías?? Sacamos las actrices que llevamos dentro y pusimos cara de sorpresa diciendo que estábamos recogiendo setas por el bosque donde se encuentra el hospital (coartada que coló cuando vieron nuestra cesta, mi compañera es una micóloga experimentada) y que entramos a curiosear... Ellos nos contaron que eran enviados de Sanidad a recoger algún material (coartada que acompañaban de una especie de tarjeta pinchada en la solapa). 
      En el fondo, creo ninguno de los dos bandos se creyó la versión del otro, pero la mentira nos hacía más felices que la verdad a todos, así que... seguimos a lo nuestro, esta vez con más subidón si cabe. Finalmente, se fueron antes que nosotras, que nos dejamos llevar y estuvimos casi 6 horas allí dentro, yo estuve otras 4 en una segunda visita y no me cansaría de estar allí nunca. Cuando salimos era prácticamente de noche y el alumbrado público iluminaba todo el hospital. 

Fue un día inolvidable...