martes, 9 de septiembre de 2014

LA CASA MUSEO


     Uno de los lugares que más me ha sorprendido, en el que podría pasar una semana entera y seguiría encontrando nuevos detalles... Fue una doble visita, de día y de noche, la casa parecía transformarse con el paso de las horas y la falta de luz.  Llena de objetos dignos de un museo,  allí... solos, sin que nadie aprecie su valor histórico e incluso económico.

      Como no aprendimos la lección en LA CASA DEL TERROR , una vez más, nos la jugamos en ésta que ya ha empezado a rendirse a la gravedad...














Debajo del techo caído estaba la mesa colocada con sus sillas...











Dejamos la cocina...


 A la derecha...





"El que sabe, SABA" ;)



Un orinal azul bajo la cama...






A la izquierda...






 Salimos a la parte trasera de la casa donde están las cuadras y guardan las herramientas...



Antigua sierra de doble mango, yugo de carro, peine para lino...

Arado y sembradora antiguos...

Antigua báscula romana de madera...

Otra sembradora...

Lagar...

Herramientas de ebanista...





Fotografías sacadas por la noche
.




A la vuelta, encontramos otro cuarto con más piezas de este museo...





Antiguas muletas






Y la preciosa máquina de coser... para mí,  la joya de esta casa...


     Cuanto más me emociono al entrar en estos lugares, más me entristezco al salir.  No llego a entender qué puede haber pasado para que una familia desaparezca así, dejando el mandil colgado y la mesa puesta, y mucho menos comprendo,  que no haya ni un sólo familiar, aunque sea lejano, que se haga cargo de lo que dejan atrás...
     Creo que lo que, realmente, no asimilo es que no todo el mundo se siente atraído por el magnetismo de estas cápsulas del tiempo... yo no pienso resistirme...



ACTUALIZACIÓN

La casa museo ha sido derribada en enero de 2017





6 comentarios:

  1. Un buen museo lleno de lindos detalles, buen reportaje y magnificas fotos, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, lo cierto es que esos objetos pasaron de obsoletos a objetos de colección y es triste que acaben así. Ese mueble con la tele pronto estara en el piso de abajo :(
      Saludos y gracias por tus halagos :)

      Eliminar
  2. las fotos de los cacharros de cocina, cacerolas y cucharones son impactantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Climent, a veces los objetos más simples, los de uso cotidiano, son los que te conectan con los antiguos habitantes y los que más cuentan la vida en la casa.
      Gracias por tu visita y comentario, saludos

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho el reportaje Noelia!!

    Fíjate donde aparentemente parece que desde el exterior no vaya a haber gran cosa dentro del abandono por verse semiderruido y sin algunos techos, nunca uno sabe qué puede encontrarse dentro!!

    En este caso como tu bien dices un museo de antiguedades porque entre la máquina de escribir, los televisores, los muebles, la máquina de coser, los cacharros de cocina y demás no veas...

    Por cierto, la máscara esa de los ojos abiertos como platos, me la encuentro yo y ya te digo que salgo corriendo hasta mi casa! XD jaja

    Por el resto, chapó! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja pues sí Jose, no veas el susto que me pegó la puñetera máscara, no se que pintaba allí, en el jardín trasero :)
      Fue una sorpresa encontrar todo eso dentro aunque sabíamos que era grande ya desde fuera, por dentro se nos hizo enoooooorme. Lo pasé muy bien allí dentro :)
      Gracias por pasarte por aquí una vez más ;)

      Eliminar